ルイヴィトン バッグ

ティンバーランド

UGG ブーツ アウトレット





TOP

El fútbol argentino, un conjunto de emociones

En el fútbol mundial hay distintas clases de fútbol, o más bien formas de jugar al fútbol, ya que lo anterior es solo una expresión, y con formas de jugar nos referimos a que algunos juegan mejor que otros, más directo que otros, y muchas cuestiones más pero todas dependen de la clase de jugadores que se tengan y esto depende también de la economía del país y de otros factores. El fútbol también es un conjunto de emociones, de formas de vivirlo y sentirlo, ya que podemos ver que en el fútbol europeo países como Inglaterra y España que no ponen rejas para que los aficionados disfruten del espectáculo, mientras que países sudamericanos sí lo hacen para prevenir problemas; así como en Europa hay países que ofrecen un fútbol para nada competitivo como aquellos equipos de San Marino que clasifican a copas europeas y pierden estrepitosamente ante otros equipos de países más desarrollados (futbolísticamente hablando), mientras que en Sudamérica se dan partidos más parejos. Todo eso es el fútbol, un conjunto de emociones, formas de jugarlo y de vivirlo, valores de jugadores y otras cuestiones más que varían según el país y la región.

Pero hay un caso que puede ser considerado como una excepción, y se trata del fútbol en Argentina, en donde en el fútbol se puede notar un emparejamiento importante en los últimos años y clubes de diversas economías así como una sociedad que no favorece al espectáculo en cuanto a seguridad, pero que sí en cuanto a colorido.

Es totalmente parejo porque luego de una importante hegemonía a manos de River y Boca(este último principalmente) en las últimas décadas, en los últimos años se ha podido ver como equipos como Lanús y Banfield se alzaban con sus primeros campeonatos, se pudo ver como clubes como Vélez y Estudiantes se han convertido en las dos mayores potencias del fútbol local, mientras que este último se dio el lujo de ganar una Libertadores y pelearle mano a mano al Barcelona el Mundial de Clubes hasta que un impresionante Messi los bajó en tiempo extra. Hemos podido ver en el fútbol argentino como Argentinos Juniors se proclamaba campeón luego de muchos años y como luego de 20 años pudieron jugar una Libertadores, acompañado de equipos argentinos como Vélez, Estudiantes, Independiente y Godoy Cruz, copa la cual significó la primera para el club mendocino. Que River Plate esté luchando por no descender y Newell’s estando último en el corriente torneo Clausura no, es otra muestra de cómo se ha emparejado el torneo, mientras que un Boca que contrató a jugadores como Erviti, Caruzzo y Somoza no puede salir de la mitad de tabla y su juego mediocre. Todo eso demuestra el gran emparejamiento que tiene el fútbol argentino.

A nivel económico, clubes como River e Independiente han visto su economía decaer hasta no poder traer jugadores de gran jerarquía a sus equipos, salvo grandes movimientos que puedan realizar sus directivos, mientras que clubes como Lanús y Vélez han crecido notablemente su economía siendo el primero el único club sin deudas en el fútbol argentino. Mientras que Boca se armó en esta última temporada con un equipo fruto de los mejores jugadores, equipos como All Boys y Tigre se trajeron jugadores de la jerarquía de grandes jugadores como Fabbiani y Ortega en el “albo”, y Román Martínez y Denis Stracqualursi(goleador del Apertura con 8 tantos) para el “matador”. Pero mientras que a algunos jugadores les sobra la calidad a otros les hace falta y mucha para poder jugar a un nivel aceptable por lo cual muchos de ellos no prosperan y se ven sumergidos en la mediocridad de merodear por equipos de categorías inferiores o de menor calidad. Aunque para que todo sea parejo existen jugadores de nivel europeo como Juan Román Riquelme, Palermo, Pavone, Verón, Valeri, Maxi Moralez, Santiago Silva, Battaglia, Juan Manuel Martinez, Giovanni Moreno y otros más. Y también hay jóvenes promesas con potencial para llegar a los mejores clubes de Europa como lo son Lamela, Lanzini, Araujo, Patricio Rodríguez, Galeano, Matías Martínez, Ricardo Alvarez, Federico Fernández, Enzo Pérez, Facundo Ferreyra y otros tantos.

Pero todo el buen nivel futbolístico y el gran espectáculo que se puede dar por la gran calidad de algunos jugadores es deteriorada por los malos partidos que se dan por las patadas o por las pocas ideas de juego derivadas de una mala sociedad que es la culpable de que haya rejas impidiendo su acceso al campo y jugadores que son más aplaudidos cuando van a dar una patada al habilidoso del rival que cuando mete un tunel o alguna jugada lírica. Aunque así como tiene lo malo en su comportamiento, el público argentino tiene que alienta a morir en cada partido y cantan hasta quedarse sin garganta, hasta hacer “latir” al estadio, por algo dicen que La Bombonera “no tiembla, late”.

Esto es el fútbol argentino, una mezcla de emociones tanto a nivel futbolístico como extrafutbolístico pero que por cuestiones sociales tiene que verse sumergido en un nivel no tan alto como puede y los equipos deben desprenderse de sus mejores futbolistas para poder seguir con una economía saneada por lo cual no es posible ver grandes proyectos a largo plazo.

Leave a Reply

Your email is never published nor shared.

You may use these HTML tags and attributes:<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Complete la siguiente operacion: *